miércoles, 15 de junio de 2011

Mi primera obligación es con el arte

El lunes fuimos con Florcita a grabar a Estudios Paraíso.


Martín está produciendo una banda que se llama "Do Neurona" (sic), y nos convocó para un tema en el que imaginó unos coros a lo Floyd. Nosotras, prestas, aceptamos. Llegamos al estudio a las 9.30, tomamos una roja artesanal y conocimos a Charly y a ??, que estaban saliendo de ensayar y querían estar presentes en la sesión.

La onda para el estribillo era mucha "AAAHHH" bien abierta, gospelera, para que se funda con los colchones de teclado. Vocalizamos un rato, para poner la voz a punto, probamos y erramos, hicimos veinte tomas, y quedamos contentos. Ahora quedaron pendientes los coros del puente y del solo, en sesión programada para el sábado.

Por otro lado, anoche me pegué una bicicleteada hasta la calle Parral, a casa de Mané y Max, para ensayar los temas que vamos a tocar el domingo 19 en el cierre de la muestra de Richard Melka. Me alimentaron con un contundente guiso de lentejas. Fausta cocinó una "tota de tuteanio" con muuuucha sal, jugo de naranjas, aceite y otras cosas riquísimas.

Después enchufamos los instrumentos (Mane su Roland, Max su Gibson, yo mis Cuerdas) y tuvimos una mágica e intensa pasada de varios temas: Regina Spektor, Adele, Amy Winehouse, Corinne Bailey Ray, George Michael, y hasta Extreme, presentes!

martes, 14 de junio de 2011

Vamos creciendo, nos vamos uniendo

Siguen lloviendo buenas cosas en mis 34.
El domingo 29 de mayo pusimos nuevamente en escena "Alex contra el Frito" en el espacio de Naty Barry, "Tomato Spirit". Una alegría el reencuentro con Naty. Después de ser compañeras en la secundaria y transitar cada una su camino en el arte, nos encontramos por casualidad en una esquina de Almagro el año pasado. De ahí a darnos cuenta de que el espacio Tomato era ideal para una muestra casera de nuestra alocada compañía "Llámame Johnny!", sólo hubo un paso.
A esa función fueron mis amadas sobrinas Agustina y Gabriela, con su mamá y amada hermana mía, Mariana. Justo esa semana, a Gaby (7 años) le tocó escribir una composición, tema "Mi Personaje Favorito". A que no saben a quién eligió?





Y después llegó junio, y renové mi pacto con las dos ruedas, yendo a la Masa Crítica, donde pude confirmar varias cosas... pero para eso ya va a ir entrada aparte.

viernes, 3 de junio de 2011

La fiesta! Viernes 13 de mayo, 2011

Llegué a Freakman a las 22.50.  Los invitados estaban citados a las 22.30, pero me retrasé yendo a buscar unos equipos a Estudios Paraíso, en Villa del Parque (gracias Martín por el Marshall, gracias Flor por el aventón!). Felicitas y todos sus invitados (o gran parte de ellos) ya habían tomado posesión del lugar.



De los míos, ya Mariana y Rocio estaban estratégicamente ubicadas en platea preferencial frente al escenario. 

Al ratito no mas llegaron Diego Martin y su amigo, ansiosos por presenciar la zapada, que tardaría un rato en arrancar.

Ahí mismo conocí a Ezequiel, operador de sonido, con quien había coordinado todo el asunto telefónicamente en la semana, y quien mostró la mejor predisposición para que todo lo que sucediera en el escenario fuera fluido y sonoramente rendidor.  Dejé las tortas en la heladera, el Roland E-28 en el escenario, y fui a saludar a los que iban llegando.

Los siguientes fueron Cristina Dall y Leo Leonardi, cada uno con un regalo (ella, un sugerente culote con el Nacimiento de Venus de Botticelli estampado de ambos lados; ‘el, para complementar, un libro, El Diccionario del Diablo de Ambrose Bierce). Mientras terminaba de saludarlos vi aparecer a Natacha Seara, la responsable de que Freakman estuviera disponible para el festejo. 


Grande el abrazo con Nat, que venía acompañada de Nico Smoljan y otro amigo, y al rato llegan Ponch Rock y Noly y su novia, y un par de amigos mas, y toda esta troupe del blues y el rock se apoltronan en los sillones que están frente a la gigante pantalla que durante la noche proyectó películas de samurái (o eran gladiadores?), conciertos de Tina Turner y James Brown y al final de la noche el Rock and Roll Circus de los Stones, gran regalo de mi hermana de hogar Flor de Ibañez. 


Florcita, que me había llevado a buscar los equipos y después de dejarme en la puerta se fue a hacer pool con el Torino, llegó al rato con Puchi Smith y Mariana Ongaro; Mariana me trajo unos aritos de su autoría, de alpaca y vidrio, muy redondos y colgantes.



Mis músicos estaban empezando también a llegar. Dino Martinez, mi querido baterista, fue el primero, y tuve que darle la noticia de que los Deliciosos estaban muy retrasados con los horarios. Armó sus platos y se fue a dar una vuelta. La tecladista y vocalista Mane van Strate de La Deliciosa y su inseparable compañero Maxwell llegaron en sincro con bass player Martin Gandulfo (acompañado de su amigo Pato), que por suerte había terminado temprano las sesiones en El Paraíso,  de manera que ya estábamos en condiciones de arrancar con la sesión musical formato acústico. Al rato no más llegó Meri Zoppi con el Chino y algunos amigos (venían de un asadazo y se apuraron gracias a un mensaje mío advirtiendo de la hora limite para tocar: 2 AM).

También llegaron en ese interín Pablo Roca y Tomi Gorostiaga, invitados en común por Feli y myself, compañeros de otra aventura artística bautizada indistintamente “Compañía En El Horno” o “Compañía Llámame Johnny”.



Así que el momento musical finalmente comenzó pasada la medianoche. Con Martin habíamos preparado algunos clásicos del pop-rock que nos vuelven locos: me senté a la batería para arrancar con Hella Good de los No Doubt, y después le cedí el puesto a Dino para seguir con Beat It y Billie Jean del gran MJ. Promediando Billie vi llegar al maestro Marco Gnoatto también conocido como Kno Paphai, acompañado de la troupe Julian de Santis y Leandro Garre, que se unieron en la mesa a Silvia Cryan, llegada un ratito antes de que subiéramos on stage. Al verlo a Marco, deseé instantáneamente que se nos uniera en Billie Jean, y le hice señas, pero claro, el tema ya estaba por la mitad, el no conocía los teclados que estaban enchufados, era una locura! Pero mis deseos a veces son locos.

El trio set termino con un hitazo de los ochentas: All I Wanna Do Is Make Love To You, de Heart, versionado a 160 bpm (por suerte mi hábito de andar en bicicleta me da la resistencia necesaria para soportar ese tipo de desafíos). 


Y así, sin pausa, se bajó Martin, se subieron Meri armada de su Jazz Bass modelo 69 y Mane con su Roland xxx, y a falta de los dos Deliciosos faltantes, Matias Mateo (que estaba tocando en Avellaneda y aviso a las 2 AM que nunca llegaría) y Samir Petrocelli (que tenía algún otro compromiso en otra punta de la ciudad), se subió Kno a tocar con nosotros una buena versión de Bad Girls, con Silvia en el otro mic. 


Después, con la misma formación, hicimos una versión algo desavenida de I’m Every Woman, y gracias Silvia por tu voz a prueba de balas. Bajó Silvia y seguimos con Back To Black; y para If You Can’t Say No, convoqué alguna guitarra con su guitarrista, y ahí subió Leandro con  su acústica mientras Kno se reía por la indicación de Mane (vos tocá sólo esa nota, todo el tema “pi piri pip-pip”).

Ya era la una y media y en ese punto cortamos para hacer una pausa. Fui a pedir un Fernet a la barra (todo lo que había tomado lo había ido robando de las mesas por las que pasaba a charlar: una copita de vino acá, un vasito de cerveza por allá) y ya habían llegado más amigos: Pacha Llarín (que de regalo me hizo unos días mas tarde mi carta natal y revolución solar, para guiarme en estos 34), Martin Busti y Fede Barani (más troupe de Enarsa presente), Marian Scaldaferro (que no falta a ninguna presentación de Los Delis), Flor Peña y Johanna, y tantos otros.

Pasaron diez minutos y la invite al escenario a Cristina; después de trabajar como su manager durante un par de años continuamos cultivando la amistad, y el regalo que me hizo, tocar en mi cumple, es demasiado para mi! Se subió con su baterista inseparable, Leo Leonardi, y echó mano de Poncha para el bajo (Poncha siempre predispuesto con la mejor de las ondas, ‘el y su porra!). Para completar el cuarteto se subió mi amiguísima Natacha Seara con sus armónicas. Tocaron Rock Me Baby, Before You Accuse Me y Caledonia. Todos quedaron impactados por la maestría de la Dall. Chapeau, Negra!




Acto seguidísimo, apurándonos porque el limite para tocar eran las dos AM, les toco el turno a los Cronogramas en Fantomas (Leandro, Marco, Julian y…). Tocaron dos temas, y si hablo con ellos en estos días les pregunto los nombres porque todavía no los conozco tanto… solo los vi tocar una vez en una fiesta en la terraza de la casa de la mama de Julian (hermosa fiesta, en una noche pre verano de luna llena). No hay fotos ni video de este momento...


Mientras ellos tocaban, llegaron Fermín, Fabian, Martin y Gonzalo, los Te Mato en Verano completos, así que tomaron la posta para cerrar esa tanda de música (después iba a seguir, gracias a la llegada de Norman…). Los Te Mato arrancaron con Vinilo.




Después me invitaron a subir y cantar con ellos como en viejísimas épocas el tema Fashion (me lo sabia como si lo hubiera cantado ayer). Y para cerrar, invitamos a subir al escenario a las otras cumpleañeras: Feli, su hermana Flor (que había cumplido el mismo día que yo, el domingo 8) y también se prendió Flor Peña, que había cumplido a fines de abril. Así que así, todas juntas bailamos y cantamos coros en Crecer, una hermosa balada que también tocábamos en las épocas de Efecto Fermín.


Párrafo aparte para unos invitados especiales, Flor Bravo (alias África Mya en las épocas de las Sin Sisters) y su flamante esposo Przcemeck (aprender a pronunciar su nombre llevo unos días…). Ellos viven en Londres, y aunque el vive ahí hace varios años y es polaco, se conocieron en Buenos Aires hace años. Pero el amor nació en Londres cuando Flor fue allá a estudiar teatro. El le hizo unos cuantos cortes de pelo vanguardistas y ella no pudo resistirse a su encanto. Son amorosísimos, y una de las únicas parejas que había en la fiesta. El resto che, todos solteros y solteras. Mis amigos casados, con hijos, o en pareja (o los que no saben si están o no en pareja, no me refiero a vos Meri, ejem, para nada) todos se quedaron en sus casas. Los quiero igual porque aunque no salgan de noche me demuestran que puertas adentro el amor puede existir :P




En este punto, dos y media de la mañana, se imponía la soplada de velitas! Había yo preparado dos Chocotortas con sus velas (eran velas pintorescas por los colores, pero no exactamente diseñadas para una torta de cumpleaños. Pero a quien le importan las convenciones? No a mi, ciertamente…). Subimos al escenario las cumpleañeras, y haciéndonos las sorprendidas, soplamos las velitas varias veces. Fotos, aplausos, mas fotos. La pista de baile empezó a arder al ritmo de los Beatles y otras modernidades afines. Rocanrol, nenes!

Una buena parte de la fiesta se retiró luego de probar repetidas veces el manjar de chocolate, dulce de leche, Casancrem y ron. Otros recién llegaban: Gaby Laguzzi, que venía de doble función en Corrientes, Andres El Zorro Almiron, que venía de tomar fuerzas para atravesar la ciudad; y otros valientes.






Y Norman, dueño y habilitador de esta tremenda fiesta musical, que llego a las tres y media, y con su galera y su porte tan particular, (me faltan fotos!!) anunció “música y bizcochos, cerramos a las ocho”. Y así la música en vivo arranco de nuevo de la mano de nuestro querido sonidista, que resulto eximio cantante y baterista, y junto a su banda, Mariscal, nos llenó de Beatles, ACDC, The Doors, y muchos etcéteras con los que pudimos subir a zapar: Martin, Andres y yo en un solo micrófono vociferando Break On Through y Roadhouse Blues; con Gaby, rota como decía estar (pero siempre canta que da gusto) compartimos un sentido Oh Darling y un divertido Ticket to Ride,




 y después rematamos con Martin y un Birthday Beatle sacadísimo. 


Fermín y los suyos, mas Natacha, subieron a tocar un par de temas mas (Se va el tren, Ruta 66 y Huellas, de autoría propia), seguidos por Mariano, Max y no se quien más con All Apologies y algún otro tema que no identifiqué. Y todo terminó cuando me senté a la batería y a mis anchas me puse a hacer base con el otro Martin (Te Mato) y Fermín después arrojó los acordes de Bajan, y ahí le dimos, pero ya estaban abriendo las puertas para entrar las mesas entonces todo se puso muy acústico. Y cuando no pudimos mas, agarramos todas nuestras pertenencias, las diez personas que quedábamos, y cerramos la puerta del lugar con el cuerpo un poco cansado pero el alma revoleando pañuelos.