jueves, 12 de enero de 2012

From Louisiana with love

Yo vi crecer un roble en Luisiana,
estaba completamente solo y el musgo colgaba de sus ramas,
sin ninguna compañia se erguía ahí, prodigando alegres hojas de un verde oscuro,
y su aspecto vigoroso, inflexible, lozano, me hizo pensar en mí mismo
pero me pregunté cómo hacía para prodigar hojas alegres,
solo, sin un amigo cerca, porque yo no podría hacer lo mismo.
Y arranqué una rama con algunas hojas y enrollé en ella un poco de musgo,
y me la llevé y la coloqué visiblemente en mi dormitorio,
aunque no la necesite para acordarme de mis queridos amigos,
(porque últimamente no hago más que pensar en ellos),
pero es una curiosa prenda para mí, me hace pensar en el amor humano.
por todo eso, y aunque el roble resplandece ahí en Luisiana, 

solitario en un amplio espacio abierto,
prodigando alegres hojas toda su vida, sin un amigo o un amante cerca,
yo bien sé que no podría hacer lo mismo.



(Walt Whitman, Hojas de Hierba)




I saw in Louisiana a live-oak growing,
all alone stood it and the moss hung down from the branches,
without any companion it grew there uttering joyous leaves of dark green,
and its looks, rude, unbending, lusty, made me think of myself;
but I wonder'd how it could utter joyous leaves standing alone there without its friend near, for I knew I could not
and I broke off a twig with a certain number of leaves upon it, and twined around it a little moss,
and brought it away, and I have placed it in sight in my room,
it is not needed to remind me of my own dear friends,
(for I believe lately I think of little else than of them,)
yet it remains to me a curious token, it makes me think of manly love,
for all that, and though the live-oak glistens there in Louisiana solitary in a wide flat space,
uttering joyous leaves all its life without a friend or lover near,
i know very well I could not.


(Walt Whitman, Leaves of Grass)



3 comentarios:

  1. Whitman describe el día a día de su tierra, no tanto así el pueblo, que es centro de su obra (o no), sino la naturaleza. La defensa del ahora llamado ocio creativo, no hizo mas que aseverar en otros sus presunciones sobre él: ArtistA. De la misma manera que en la guerra reunía dinero que no poseía para simplemente comprar caramelos para todos los soldados olvidados en el hospital, de igual forma que arrullo manos brazos y cabezas de moribundos acompañandolos en sus segundos finales.Elogiado por Ralph W Emerson, ayudado desde la sabiduría de los poetas británicos, Whitman estuvo siempre, para todo aquel que quisiera compartir un diálogo sincero. El hombre de la barba no podía más que interesarse en todos los seres que cruzaba, su buen humor, para relajar las mezquinas disputas políticas, también sobreviven en sus biografías. Salud W.W Y GRACIAS Jali Moon por estas traducciones

    Guagior Tal

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno el Sr Whitman, y qué ganas tengo todavía de leerme ese libro...Bss

    ResponderEliminar
  3. gracias amigos por la alegria de sus comentarios!

    ResponderEliminar