viernes, 3 de febrero de 2012

Corpus Christi

Finalmente dejó de ser sólo un punto en el mapa, o un nombre escrito en miles de formularios, o un motivo por el cual mi carta natal es la que es, y no otra.
Si, señoras y señores, he pisado la tierra de mi ciudad natal. He acampado en la playa solitaria, he comido el pescado de sus aguas. (No he pecado, eso es imposible en el Cuerpo de... tu sabes). He latido su pulso.