domingo, 11 de noviembre de 2012

Trenticinco y sigo cantando!

Siete meses de silencio blogger son sufí.

Pasó mucho más que tanto tiempo en California. Escribí y dibujé muchas páginas en mis cuadernos de papel - fabriqué los míos propios, además de algún instrumento con bambú y una nueva realidad interior... cuestión de poner las manos a trabajar en la materia, la tierra, el espíritu. La imaginación al poder! Al servicio de la reutilización y el intercambio de materiales, objetos, conocimientos y saberes.  Todo puede ser imaginado, transformado y compartido!

Los recuerdos del reciente viaje son un poco como un sueño, los sueños cada vez son más reales, y el material onírico es compost para mi huerta creativa. Este tema que estrené el fin de semana pasado, por ejemplo, nació de la cruza entre un sueño y una carta de tarot. Dale, Medusa!




Encontré a Medusa in the Gates of Hell
estaba al teléfono con su dear friend.
No quise mirarla, ni ella a mi
su cruel medicina preferí evadir

Medusa... Medusa...

No quise mirarla pero la escuché
Su tono era dulce, you could tell she loved that man
Hablaba y reía, mas cuando cortó
su dulzura cambió por desesperación

Ay de mí!
Ay de mí!

Un ciervo y un perro andaban por ahí,
y un caballo alado dispuesto a volar
Cerrando mis ojos me le acerqué,
y le hablé


Eterna Diosa que portas las verdades más terroríficas
que adornas los portales del Averno con estatuas de quienes osaron mirarte
Diosa de la Luna Nueva y de las Serpientes Capilares,
Orfeo hasta aquí me ha guiado para escuchar tu lamento:
no seas necia, hablemos, antes de que me conviertas en cemento!


Dale, Medusa,
no seas obtusa!

Hablale, hablale,
si queres curar tus males!

Medusa ... Medusa...