miércoles, 23 de julio de 2014

Brasil. Capítulo 1.




primero: caminar hacia la ruta por el camino del bosque
en madrugada cerrada
la ruta encerrada en tinieblas de nieblas
las luces de bus y los brazos como molinos.

chuy: termo, minipimer y emanuel, nuevo amigo de viaje
todos made in italy.
cruzamos la frontera caminando
hacia la terminal que alguien dejó olvidada hace 50 años
bus a porto alegre: migración suave.

llueve tres horas adentro
ya todo empieza a adivinarse enorme en este país 
(por saberlo el más grande en el mapa?)
en verdad: todo se ve expandido
los galpones, los bañados, los puentes, 
los naranjas sobre verde
una enormidad que se abre también en mi estómago:
me vaticino deglutiendo pequeñeces que harán un mundo de diferencia en mi nueva vida
y un enorme muro bordea la construcción de una enorme autopista al borde de una fábrica enorme.

porto alegre: 8.30 pm
hago la cola de la boletería escuchando al melodiquista hermafrodita
no hay bus a sao paulo hasta mañana
y un nuevo amigo de viaje, homero, nos invita
vengan a mi casa en araçatuba
el bus sale 9.30, hay pasajes
quedan cuatro
arriba!
a la llegada se cumplen 24 horas desde que despertamos

no duermo leyendo el cuaderno de maya

sigue lloviendo en bajar del bus
taxi y llegamos 

casa grande
desembarcamos
música, flores, lanas, metales
luz de amanecer
salgo al balcón
jerónimo y matilda
diálogo intenso bello trinante
aventurando plumas estrepitosas en su delicadeza
arrojando flechas tan suaves
que podrían atravesar esternones de león
y clavarse con tanta dulzura 
a la altura justa en que la sístole y la diástole
permiten la inyección definitiva
del amor en la sangre.

cantan las aves nuevas su mejor canción
ignorantes de la tertulia que sucede en el interior de la casa
que está en lo bajo del terreno
casa hexagonal

algo en esa casa genera en mi una extraña atracción. 
será su forma casi circular
actuando como remolino, agujero negro
generando una succión primitiva hacia un nuevo comienzo.

se congregan en círculo las partes que me conforman.
mi seguridad baila con mis decisiones una danza macabra
mi indecisión le sirve una copa a mi impulsividad.
como maestra de ceremonias, mi vulnerabilidad
pasa el cetro del habla a mi incertidumbre, mi desconsuelo y mi abatimiento
sin dejar afuera a mi optimismo, mi esperanza y mi intriga.

me asalta como el latido de un secreto enterrado
la música de mil búfalos galopando en un suspiro hacia el mar

cierro los ojos 
la cama un rato
y soy una cámara amarrada al guardabarros de un bus en movimiento
capturando el pasar de la rueda sobre el pavimento mojado en la noche.

ya estoy en brasil, enorme y cercano
inmensa cama elástica en la que daré saltos y piruetas
para experimentar un estilo de ser, una forma de estar presente.

brasil:
te desmitificaré
te haré mía por el capricho de secuestrarte
para mi archivo de "yos" posibles
experimentaré tu geografía
sacaré tu foto con la luz de cada relámpago
me encamaré en tu sexo latiente, obsceno, sin tabúes
veré mis tabúes a los ojos: me pondrás a prueba.
me bañaré en tu mar como quien se bautiza
cuestionaré tu talento, sólo para destrabar el mío
acudiré a tus ceremonias
celebraré tus misterios
activaré mi búsqueda del tesoro
te escribiré cartas para que no me sigas la pista
descubriré todo el brasil que en estado latente soy
y así despertaré a una atención de francotirador
para dar en el blanco 
del presente que habito.

-------------------


Foto: Romi Messina

No hay comentarios:

Publicar un comentario